Salta al contenido principal

Entrada del blog por Antonia Adame

Desanprendiz

Desanprendiz "La Ruta Arcoíris"

Eva García es naturópata, técnico MTC, terapia corporal y facilitadora en grupos de desarrollo psicoemocional, educación emocional y meditación-Mindfulness.

Del día 24 de mayo al 2 de abril estará en Caminos de Ti impartiendo elcurso online "La Ruta Arcoíris" camino donde empezarás a descubrir esas sombras y hacerte cargo de ellas, convirtiéndote con el seguimiento y la práctica en dueño de gran parte de tu destino. 

Pero antes de comenzar el camino te aconsejamos que no te pierdas el siguiente post que ha escrito Eva García. 


«Cuando éramos niños, cantamos y bailamos espontáneamente y contamos historias, y en el camino, alguien viene y dice:

 ‘No. No deberías estar haciendo eso’. 

Y lentamente comenzamos a desaprender nuestras pasiones. Creo que tienes que aferrarte a esas cosas».

 J. Michael Straczynski.


Empezaremos nombrando que somos semillas…

Semillas que nacen de otras semillas.

En el inicio, ya hubo un portador que sembró en tierra fértil un potencial de vida.

Una vida que se fue gestando día tras día, momento a momento y que le correspondió llegar a término, alumbrando a la luz del nacimiento.

Este es un buen momento para honrar a los dadores de vida: los padres, papá y mamá, ambos por igual.

A partir de ahí, entramos en esa espiral que llamamos vida y para algunos, su suerte, discurre a merced de su “destino”.

Llegamos desnudos, siendo un pequeño ser, cuyo primer sonido vital es el llanto. Totalmente desprotegidos, con grandes necesidades de apoyo y cuidados para poder sobrevivir.

En ese preciso momento en que nacemos, ya necesitamos del otro.

El cobijo, el abrigo, el calor, el afecto…

Desnudos de cuerpo, que inmediatamente se cubre con vestiduras…y desnudos de mente...aunque en muy breve plazo, empezará a llenarse, a programarse.

Es largo el periodo de adaptación al medio y al entorno. Es todo un recorrido lo que conforma nuestra estructura de personalidad.

Una personalidad que, muchas de las veces, impersonaliza y globaliza en el intento de crear a un humano adaptado y aceptable por el entorno y la sociedad.

Esto implica que, “sin darnos cuenta”, cada uno, consciente o inconscientemente, utiliza sus recursos para no defraudar y ser aprobado primero por su clan, y luego por todos los demás.

Llevamos así a cabo una anulación de la propia identidad para formar parte del grupo y no sufrir las consecuencias del rechazo, del desprecio y de todo aquello que muchas “ovejas negras” -todas las que estén leyendo este artículo- entenderán bien porque lo han vivido.

Desde esa anulación de la propia identidad, se establece un piloto automático como programación de vida, donde uno hace lo que tiene que hacer sin detenerse a reflexionar si realmente esto es lo que quiere o no.

¿Este es el trabajo que quiero? ¿Este es el círculo con el que deseo relacionarme? ¿Mi formación va dirigida a lo que me apasiona? ¿Estoy verdaderamente enamorado? ¿Por qué sigo manteniendo esta relación que me hace daño? Y un sinfín de preguntas más.

 Y así van pasando los años ... .y la vida.

Hasta que llegue un día… un gran día… afortunado para muchos… en el que algo ocurre.

Ese “algo” suele venir acompañado de un cataclismo personal.

Uno se levanta por la mañana y se da cuenta de que la vida se acaba, de que cada día es un día menos. Y empieza a plantearse lo que ha hecho con ella.

Mira a la persona que tienes al lado, si la hay… y descubre que no le une mucho más que el hábito y la rutina. Echa un vistazo a su vida laboral, y se da cuenta de que es un foco de sufrimiento…, incluso percibe que ese lugar donde está viviendo ni tan siquiera le parece atractivo…se mira al espejo y observa que ese color de pelo, realmente, nunca le ha gustado.

Y suenan todas las alarmas… ¿Cómo he llegado hasta aquí?

“El aprendizaje es un acto externo, el desaprendizaje es un acto interno”

Jack Uldrich

Por muy fatídico que resulte, hay personas que solo se encuentran en situación de hacerse esas preguntas cuando ya no les queda tiempo.

Muchas veces en la ancianidad, otras… al filo de la muerte, enfrentando una grave enfermedad. La mayoría dicen lo mismo: “si pudiera volver atrás…”

Todos tenemos ese piloto automático, programado para gustar, para agradar, para ser aceptado y querido e incluso aplaudido.

Nacemos puros y cada uno con una identidad muy específica y una potencialidad por desplegar.

En este enorme tapiz cósmico, cada uno tenemos algo exclusivo para entregar, a la vida, al mundo…

Unos son grandes artistas, otros tienen hermosas sonrisas que regalan por donde van... Y sin saberlo, iluminan el día a alguien que la necesitaba… sin más.

Conozco muchas bellas sonrisas oscurecidas y enmudecidas por no ser admitidas ni formar parte del plan de otros… que a la vez forma parte de otro plan de otros…

Llevó mucho trabajo anularse y dejar de Ser para Ser lo que no eres, con todo lo que supone mantener el listón bien alto.

Cuando uno se da cuenta de lo mucho que tuvo que aprender para dejar de Ser, se enfrenta al enorme trabajo de DES-APRENDER lo aprendido, lo adquirido y que no es propio y, así, volver a SER.

Es inevitable estar toda la vida trabajando en conocernos a nosotros mismos ... .yo creo que no tenemos opción.

Eso sí, podemos elegir… ¿trabajo en seguir manteniendo mi apariencia, mi máscara y renunció a ser yo y a ser REALMENTE FELIZ?… ¿o trabajo en desmontar el chiringuito que he construido -para algunos una auténtica cárcel- y me dedico a volver a ser yo?

¿Elijo ser fiel a mí mismo y recuperarme, con todo lo que eso supone?

¿O elijo renunciar a mí y ser fiel a los demás, con todo lo que conlleva?

Es lo único que puedes elegir.

“La mitad de la sabiduría consiste en aprender que debes desaprender”

Larry Niven


A veces da menos miedo lo que puedes perder que el vértigo de lo que puedes encontrar.

Lo nuevo, lo desconocido, asusta… pero otras veces, lo habitual atormenta.


Es cierto que todos necesitamos que nos amen, que nos quieran de la misma forma que nosotros necesitamos amar.

Si realizas el ejercicio de amarte a ti primero y permitirte Ser, déjate querer. Aquellos que puedan amarte cómo eres… LLEGARÁN.

Sea como sea… ¡¡¡VIVE!!! 


«Para obtener conocimiento, agregue cosas todos los días. Para alcanzar la sabiduría, elimine las cosas todos los días».

 Lao Tzu


Si estás interesado, interesada en recorrer un camino que ha sido creado para regresar a nuestra esencia y al núcleo de nosotros mismos y si te gustaría conocer más acerca de los ciclos de la vida a través del conocimiento, estudio y profundización de los chakras, he preparado un programa de nueve días de duración en el que podremos, juntos, transitar una ruta que apunta hacia nuestro ser esencial, hacia quiénes somos realmente.

Puedes encontrar tod la información del curso aquí





  • Compartir

Valoraciones